Puerto Rico declara emergencia ante la tormenta tropical Dorian

Mientras la tormenta tropical Dorian se acercaba el martes al sureste de Puerto Rico, la isla se preparaba ante la posibilidad de que un nuevo meteoro toque sus costas. Las autoridades declararon una emergencia, ordenaron el cierre temprano de las escuelas y prepararon refugios de emergencia para decenas de miles de personas.

Aunque las últimas previsiones sugerían que Puerto Rico podría evitar un choque directo, los líderes de la isla trataron de asegurar a sus 3,2 millones de habitantes que no iban a subestimar a Dorian, especialmente después de la devastación de los huracanes Irma y María en 2017.

“Quiero que sientan la tranquilidad”, dijo la gobernadora Wanda Vázquez al declarar estado de emergencia la noche del lunes. Y agregó que los líderes de las agencias estatales “se han preparado en los últimos dos años. La experiencia de María ha sido una gran lección para todos”.

Se espera que Dorian cobre fuerza sobre las aguas tibias del Caribe y que pase por la zona suroeste de Puerto Rico la noche del miércoles, antes de tocar tierra en la costa este de la República Dominicana, según los meteorólogos del Centro Nacinal de Huracanes. Incluso si los vientos más fuertes de la tormenta no pasan por Puerto Rico, la tormenta podría inundar de todos modos algunas partes de la isla con hasta 15 centímetros de lluvia.

La mañana del martes el sistema de tormentas presentaba lluvias intensas en las islas de Barlovento en el Caribe oriental, con vientos constantes de hasta aproximadamente 80 kilómetros por hora. Las islas incluyen a San Vicente y las Granadinas, Martinica y Santa Lucía.

La tormenta se movía al oeste-noroeste a una velocidad de casi 21 kilómetros por hora, con una trayectoria que podría resultar en fuertes vientos y lluvia para las Bahamas y Florida en los siguientes días y el fin de semana.

Las escuelas públicas en Puerto Rico recibieron la instrucción de cerrar a la una de la tarde el martes; unos 360 refugios abrirán por toda la isla para albergar a unas 49.000 personas, dijo el gobierno de Vázquez el lunes.

También ordenó congelar los precios en un esfuerzo por evitar el alza en el costo de combustible y otros suministros, y dio a conocer una lista de equipamiento de respuesta a desastres que acababa de comprarse y que incluía teléfonos satelitales para la empresa estatal de electricidad. Vázquez también dijo que se habían firmado contratos de ayuda en caso de que hubiera interrupciones generalizadas de energía como las que mantuvieron la isla a oscuras después de que el María, una tormenta de categoría 4 arrasó Puerto Rico en 2017.